Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Rebajas de verano: 30% en una súper selección de productos!

Carrito

Tu carrito está vacío

Continúa comprando

¿Cómo se lavan las compresas de tela?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Uno de los motivos por los que cuesta dar el paso a las compresas reutilizables es el tema de la limpieza. Nos da miedo pensar que será un engorro, que será complicado, que no podremos encajarlo en el día a día, etc. 

Pues la verdad es que lavar las compresas es súper fácil, y con un poco de práctica y costumbre se acaba convirtiendo en algo rutinario y hasta con un punto de ritual muy agradable: el agua fresquita, el olor a lavanda del jabón, ver como la sangre sale de la tela y fluye junto con la corriente, …

Hoy te explicamos todo lo que necesitas saber para lavar tus compresas de tela!

El proceso de limpieza consta básicamente de 3 pasos (igual que cuando lavamos cualquier otra prenda con una mancha): prelavado, lavado y secado.

1 // Prelavado

Primero, enjuaga bien la sangre de la compresa con agua fría (es muy importante, ya que el calor fija las manchas) hasta que el agua salga transparente.

Con jabón neutro que no contenga suavizante, puedes pretratar la mancha frotándola bien. 

En la tienda online puedes encontrar uno de lavanda, un potente antiséptico natural que mantendrá a raya las bacterias.

Si ves que las manchas se resisten, deja las compresas en remojo unas horas. Si estaban muy resecas, puedes usar un poco de agua oxigenada o media cucharadita de percarbonato de sodio junto con un chorrito de vinagre sobre la mancha. Deja actuar 30 minutos y enjuaga con agua.

Consejo:

Si las lavas en la lavadora o no las puedes lavar en el momento, las puedes tener en remojo en agua fría con un poco de vinagre blanco hasta que acumules unas cuantas y lavarlas todas juntas. Recuerda cambiar el agua dos veces al día.

2 // Lavado

Se pueden lavar a mano con jabón neutro o en la lavadora a 30 grados. Es importante no utilizar suavizante ni jabón que lo contenga porque puede impermeabilizar el núcleo absorbente. La lejía también puede dañar los tejidos.

3 // Secado

No usar secadora, no planchar. Dejar secar planitas y bien puestas o extendidas. Es importante que se sequen con su forma.

Lo mejor es dejar que les de la luz solar, ya que es una manera natural de higienizarlas.

 

¿A que lavar compresas reutilizables no tiene ninguna complicación?

Yo personalmente, tengo un barreñito que me cabe debajo del mueble del baño y durante los días que tengo la menstruación me organizo fácilmente: por la mañana dejo a remojo la que he usado durante la noche y durante la noche dejo a remojo las que he usado durante el día. Cuando las saco del agua, las lavo a mano o en la lavadora. Siempre las seco al sol, ya que ayuda a terminar de blanquearlas y que queden perfectas para el siguiente uso.

¿Y tú, sabes algún truco para que tus compresas de tela queden perfectas? ¡Cuéntanos!

Comentarios (0)

Deja un comentario